mercoledì 6 marzo 2013

nueva inquisiXion

testo de Marcela Aiello
dibujo de Maurizio Barraco

Tratemos de pasar el límite de lo evidente...en Sin Límites Maurizio Barraco quiere comunicar un mensaje y ese acto conlleva una codificación , que tiene una especificidad específica que es la imagen. Codificación y decodificación por parte del receptor/espectador en unidades menores luz, sombra, fondo, una mirada, etc... Lo mismo ocurre con este texto y tanto el lenguaje como la imagen son signos y en calidad de tales son pasibles de recibir múltiples significados. Con todo esto pretendo decir que no es mi intención al escribir estas líneas limitar la decodificación de nadie sino más bien expresarme libremente y hacer uso de mi derecho a dar un punto de vista,que si funciona como gatillo para que algún receptor recree la obra de arte, en buena hora las escribí.
Para entender Sin Límites siento que debo hablar de su génesis, que fue el fruto de una conversación en la que yo le pedía a M. Barraco que me limitara, cosa que él se rehusó categóricamente a hacer, porque „La imaginación no tenía límites“. Ahora a la luz del tiempo trascurrido entre la conversación y la materialización de ese discurso, me doy cuenta de la insensatez de mi pedido, como si no tuviéramos suficientes límites o tabúes en este sistema social, occidental y cristiano en el que nos toca vivir y yo, pidiendo más barreras. De esto se trata la serie de imaginar, gozar y pensar sin límites, los límites...
Según mi enetender, uno de los peores límites que existe es la auto-censura o la auto-represión, porque eso conlleva la idea de estar no solamente traspados por esta cultura postmoderna  sino que además, sus prohibiciones las tenemos internalizadas al punto tal que no nos damos cuenta de que están operando en nosotros.
( dibujo con límites en la cabeza) y no hace falta un pretor que nos recuerde „ Eso no se hace, eso no se dice o eso no se toca“. En este dibujo el espacio de la cabeza está saturado por el cruce cuasi infinito de límites, que oprimen la libertad de acción. La mujer parece descansar distendidamente, esto se ve en la posición de los brazos y la expresión serena del rostro con los ojos cerrados y, sin embargo, no es capaz de verse auto-limitada. También el juego de luces y sombras con el espacio remarcan la idea de seguir viviendo como si nada, totalmente automatizada.
Otro dibujo que me parece sublime en términos kanteanos:
“... Lo sublime conmueve, lo bello encanta.La expresión del hombre apresado por el sentimientos de los sublime es unas veces seria; otras, fija y asombrada (...) Lo sublime debe ser siempre grande; lo bello puede ser asimismo pequenio. Lo sublime ha de ser sencillo; lo bello, en cambio, puede estar engalanado...“  
E. Kant, Lo Bello y Lo Sublime
(Menstruación) Pienso que este trabajo destaca por el tópico totalmente inusual y la belleza de los trazos, el color y la forma de mano de Barraco. Como dije al comienzo de este comentario, pasemos sobre el límite de lo obvio y vayamos más allá del ciclo biológico o mecanismo que se activa mes a mes y lo “natural“ que debría ser. Para mí es la esencia de la femineidad en su máxima expresión, porque es la capacidad de engendrar vida, la consagración de la fertilidad. Sin embargo, el autor disciente conmigo y piensa que lo que es esencial a la mujer es el equilibrio.